header
Viernes, 04 Marzo 2011 10:30

La comedia que en realidad es tragedia

Written by René Drucker Colín

pan-prd

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El reciente proceso electoral del estado de Guerrero podría ser motivo de una comedia llevada a las pantallas o al teatro. Lo que escribo a continuación todos lo conocen, pero lo describiré de cualquier forma.

Resulta que un senador del PRI compite por la gubernatura haciéndose candidato del PRD y tiene por contrincante a un miembro del PRI. O sea, como dos priístas querían la gubernatura y sólo uno podía ser candidato de ese partido, pues el que no fue el elegido por el PRI rápidamente se hizo candidato del PRD, partido que en principio representaba su contrincante ideológico. Hombre, ya para empezar, buen inicio de comedia. Luego resulta que, según se dice, los dos candidatos están emparentados, o sea, son familia. Buen detalle para que siga la comedia. Pero parece que el PRI es campeón en tener a familiares como candidatos a ocupar puestos vacantes. Por ejemplo, cuando asesinaron al candidato a gobernador de Tamaulipas (mala onda), pues fácil, el hermano toma su lugar. Cuando el góber de Coahuila renuncia para ser líder nacional del PRI (aquí sí, sin contrincante, parientes o no), pues su hermano se habilita como candidato a góber sustituto.

Eso se llama democracia participativa, pero desde luego sólo la familiar. Bueno, en realidad parece que todos los partidos tienen parientes que pueden ser sustitutos ocupantes de diversas vacantes. No hay duda, la política es buen negocio familiar, sobre todo en ausencia de principios políticos elementales.

Pero, regresando a Guerrero y la comedia: resulta que, como sabemos, había otro contendiente, éste del PAN, partido que creíamos históricamente contrario al PRI y al PRD. Pero qué creen, el del PAN que renuncia... y le otorga sus votos a su archienemigo político, el PRD (aquí PRI también), y por lo tanto a un PRI-PRD. A raíz de eso, los " líderes " del PRD montan una comedia mediática triunfante. En ese momento el PRI-PRI se enoja y dice que ciertamente no hay principios (como si ellos tuvieran alguno), pero que no es de preocuparse, pues el PAN ni pinta en Guerrero. Lo que sí fue que lograron decirle feo a ambos partidos " opositores " . Pero qué tal si el del PAN hubiera declinado en favor del PRI-PRI. Pues no lo sé, pero seguro que lo habrían acogido con gusto, indicando que ese partido había visto la luz y comprendido la importancia de unirse a ellos. Como el PAN no se fue al PRI-PRI sino al PRI-PRD, pues hubo jaloneos fuertes, descalificaciones y demás golosinas para la comedia y los medios de comunicación. Los planes, metas, problemas del estado, pues esos no se discuten, bueno y porque, eso es mucho trabajo, qué hueva, además de que seguro que la gente no va a votar a partir de un análisis sesudo de los problemas del estado. Eso que lo analicen esos académicos a quienes tanto les gusta publicar y promover propuestas que son tan " complicadas " .

Los dos o tres mil millones de pesos que otorgan a los partidos políticos al año para sus actividades, pues son para atraer a candidatos ganadores, no importa si son del partido propio o de otro, el chiste es que gane. Y el que gana es el que se presta, ya si sirve o no, si cumple o no, si resuelve o no, pues eso es lo de menos y mucho menos importa si sus principios (¿tendrán?) no coinciden con los que supuestamente tiene el partido en cuestión. El chiste, el objeto, la meta, es quedarse con esa pelota que se llama el puesto. Si todo esto no fuera tan trágico, la verdad es que daría para una comedia que mantendría al público desternillándose de risa. Un buen guionista le sacaría mucho jugo. Material para él hay de sobra.

Hoy las elecciones en Guerrero ya ocurrieron; lo que no sabemos bien a bien es cuál fue el partido que salió triunfante de esta comedia. Tampoco se sabe bien a bien cuáles son los proyectos que impulsará. Bueno, eso no importa, ya le pensarán, cuando tengan tiempo de dedicarle unos minutitos. Ahora lo que sigue es el reparto de utilidades, al fin que hubo muchos parientes y amigos que le trabajaron duro.

Ojalá encuentren a alguien, o mejor, a algunos aunque sean pocos, que aparte de acomodarse sirvan para algo; seguro que el pueblo se los agradecerá.

Incidentalmente parece que, a partir de esto, la comedia con algunas variantes se trasladará a las elecciones en el estado de México.

La jornada / Febrero de 2011

(Imagen tomada de Internet / Derechos reservados por el autor)