header
Martes, 31 Julio 2012 08:24

Monterrey

Written by Tirso Medellín

 portadacerrodelasilla

1. Si el temor a la violencia inunda la ciudad de Monterrey, es porque las instituciones, las organizaciones, los hogares, los cuerpos, los rostros, expresan un temor más profundo: el temor a la política. La acción política ha perdido su raíz en esta ciudad, desacreditada por el desprestigio de la política partidista y por la concepción errónea de lo político como una lucha de intereses en la que todos los medios son legítimos. El desprestigio de la política ante los ojos de la sociedad civil ha sido una estrategia de los grupos en el poder (en el estado, en los municipios, en las colonias, en las universidades, en los espacios de trabajo) para conservar su poder y mantener a raya la voluntad ciudadana.

2. La sociedad civil, sospechosa y desconfiada de la política, de la política que ella misma podría hacer, no logra desprenderse del prejuicio que ha aprendido a semejanza del perro obediente que espera la carnaza. Siente un ansia por actuar, pero un circuito instalado en su interior le detiene. El malestar experimentado obliga a los ciudadanos a buscar vías de acción que no entren en conflicto con los mecanismos conservadores y autoconservadores de la sociedad y de las personas.

3. La sociedad regiomontana ama el espectáculo, el juego, los deportes y la diversión, como todas las sociedades del mundo. Pero especialmente aquí el amor es desmesurado en la medida en que la represión es desmesurada. Las expresiones y las costumbres lo revelan con suficiencia: la ciudad donde más se consume la coca-cola light, en su momento la ciudad con más parabólicas, la mejor afición de México a los equipos de fútbol, etc. Por el contrario, una de las ciudades donde, en proporción a las dimensiones, hay menor producción cultural, científica y artística. La producción crítica del arte, las ciencias sociales y las humanidades es claramente sustituida por la producción acrítica de los medios masivos de comunicación, los espectáculos, las marcas y las modas. Monterrey: una ciudad donde la "crítica" la ejercen los comentaristas deportivos. Una ciudad de los "Chavana", los "don Rober"...

4. Orgullosos y confiados de su legendaria afición al trabajo, a la producción, a la industria, los regiomontanos ─como los gringos, creídos del american dream─ no se han dado cuenta de que durmieron por décadas y que soñaban un bello sueño. Apenas ahora que han muerto miles, comienzan a abrir el primer ojo que sigue pegado con lagañas secas, y no deciden si seguir entregados al placer o lavarse la cara. Como los niños que no quieren ir a la escuela, muchos continúan deseando seguir dormidos. La realidad ─los seres humanos siempre lo han sabido─ es dura y difícil de soportar. No falta quien rentó un cuarto de hotel, de preferencia un hotel extranjero, para seguir bailando y riendo, o seguir cuchicheando del terror en la seguridad y el confort del hogar.

5. "No es fácil." Todos lo repetimos. "No, no es fácil." Por eso sólo los más adelantados, los más arriesgados e intrépidos, convencidos de que continúa abierto el último venero de vida sobre el que se levantó Monterrey, y cuyo monumento más perfecto es el Parque Fundidora con su ancestral ojo de agua de Santa Lucía, se atreven a levantar la voz (aunque sea virtual). Pero no es fácil, y, por ello, de los diez o cien o mil que levantaron la voz casi todos eligieron el camino de las pequeñas luchas. Las pequeñas luchas son el origen de las grandes. Ninguna acción legítima y auténtica puede ser despreciada. Sin embargo, en Monterrey sucede un fenómeno paradigmático: las pequeñas acciones, las acciones civiles, muchas veces son elegidas como una forma de evitar el compromiso político. Son la acción autoaduladora, son el disfraz comunitario y altruista del egoísmo y la falsa conciencia, son la forma de taparse los oídos y repetirse "pero yo sí hice algo". Las acciones pequeñas esponjadas por la moda de lo micro- , el dejá vù de los talleres culturales y las revistas periódicas, los tibios artículos periodísticos, las invectivas de los académicos en el aula a manera de confesionario, los happenings y los performances desarticulados y acuartelados en la imprecisión de los conceptos y la ambigüedad de los símbolos, todas esas acciones muestran una cara oscura pero real de simulación.

6. En Monterrey la sociedad civil es esencialmente simulacro. El temor a la acción real, el temor paradójico de la sociedad civil a sí misma, a su acción política, la lleva a actuar de una manera simulada y autocensurada. El ciudadano crea el simulacro de sí mismo, es decir, simula ser ciudadano y actúa como si no quisiera que sus acciones tuvieran todas las consecuencias que podrían tener. Actúa para conservar. La transformación misma es un simulacro que hace efectiva la conservación.

7. La acción política ciudadana hace sentir escalofríos a la sociedad regiomontana; es su zona de terror, por cuanto es también su antagonismo más profundo, aquel en el que los individuos temen convertirse en lo que rechazan. Temen ser la izquierda y, lo que no es lo mismo aunque creen que lo es, temen ser radicales.

8. El temor a la identificación con el contrario es un fenómeno generalizado en la política mexicana. Es facilitado por la falta de claridad de los conceptos de "izquierda", "centro" y "derecha". Estos conceptos ideológicos por naturaleza son abstractos, como abstractas son las clasificaciones. La ideología le impide al político de "izquierda" o de "derecha" defender cualquier principio que asume su contraparte sin reflexionarlo objetivamente. El problema es que esas abstracciones son consideradas por los políticos y por los ciudadanos (¡aún peor es que lo hagan los ciudadanos!) como la base de sus actividades políticas. Erradicar esos conceptos no significa, sin embargo, ser neutrales, sino al contrario, permite una radicalidad auténtica.

9. Para la mayoría de los regiomontanos la acción política civil es sinónimo de izquierda, y la acción política de derecha es sinónimo de burocracia y estatismo. La fuerte arteria liberal que conecta los miembros de la sociedad regiomontana le impide identificarse con cualquiera de estas posibilidades, y sobre todo con la primera. La contradicción intrínseca de esta sociedad es su autocensura política, autocensura que nace del temor a parecerse a lo opuesto, esto es, lo opuesto al empresario, al negociante y al comerciante, al hombre entregado a la comodidad y el disfrute tras la larga jornada de trabajo o enriquecimiento, que sólo obedece las leyes, las modifica o las elude a conveniencia con el gesto cínico del respeto a la legalidad.

10. Este es el mismo gesto cínico de los liberales y neoliberales que defendiendo el estado mínimo, no dudan en pedir mayor intervención del estado con tal de verse favorecidos en sus negocios. ¿No sucedió así con el parque La Pastora? Como todas las ideologías, el liberalismo y el neoliberalismo son las máscaras con las que ocultan la pulsión avara y depredadora que caracteriza al capitalismo... regiomontano. Y aun los que no muestran esa codicia, aun los que no tienen la posibilidad o el deseo de explotarla, creen en ella.

11. El regiomontano cree que el empresario que no es, es él. Se identifica con el sueño que no es de manera inmediata, es decir, aunque no sea un empresario vive como tal, vive de acuerdo con sus valores, persigue su estilo de vida, sus costumbres. El empresario es el arquetipo de la sociedad regiomontana, aún cuando no es necesariamente su realidad. En esa medida, la sociedad en Monterrey es también profundamente conservadora. Vive para conservar el brillo de los otros, de aquellos que construyeron el mito que ahora ella misma encarna. Si se atiende a la clásica distinción entre el individuo, la persona y el ciudadano, en Monterrey no sólo los ciudadanos son simulados, sino también las personas. La mayoría trae puesta la máscara del empresario industrioso y se disfraza con su moral.

12. Si el Cerro de la Silla es la Escila y el de las Mitras la Caribdis, el canto de las sirenas que seduce a los empresarios son los sonidos del bosque de Chipinque y Olinalá. Pero los empresarios están atados a sus chimeneas humeantes y a la obediencia de los trabajadores que se tapan los oídos con tal de seguir trabajando en cualesquiera condiciones, pues les han dicho los patrones que el trabajo es el camino a la felicidad, es la demostración de la valía humana, de la utilidad. O lo que es lo mismo, "el carro que tienes es la medida de tu valía". En Monterrey y en el mundo, el trabajo es... dinero, no valor.

13. Se comprenderá la tristeza que produce el que los regiomontanos estén siendo privados de sus automóviles y bienes por la fuerza. La violencia en Monterrey no es principalmente abuso de poder, impunidad o corrupción, sino despojo de la dignidad, de la dignidad que nos da el dinero. Los seguros privados, el modelo y el fundamento del estado neoliberal, se convierten por tanto en la asistencia social que el gobierno no puede satisfacer. Carecer de seguro de accidentes, de vivienda, de vida, de automóvil, etc., es carecer de fundamento ontológico. En otras palabras, el que no tiene seguro, no asegura su trabajo y de la noche a la mañana puede no ser nadie. En Japón, la respuesta al fracaso es igual de existencial, el suicidio. En Monterrey, el fracaso nos acompaña al otro mundo. Para muchos, su epitafio se escribe en la nota roja.

14. Cuando en la sociedad regiomontana se habla de altruismo, es porque los empresarios avientan el dinero al aire desde las chimeneas a las que han sido amarrados. Quieren creer que de esa forma están un poco del lado de los que son dominados y ellos quedarán redimidos. Pero ya es muy tarde, pues la maquinaria está funcionando: ellos atados, los trabajadores sordos y amaestrados. Un engrane fuera de lugar traerá el cataclismo temido, la debacle económica, el Armagedón del mundo conocido. Pero el ser humano teme a lo desconocido y, por tanto, pobres y ricos, obreros y empresarios, delincuentes y justos, malos y buenos, flojos y trabajadores, disponen mantener y cuidar conjuntamente al aparato. No es una decisión, su funcionamiento los obliga y se creen realmente obligados, lo asumen como su deber. Es su deseo, pero no son dueños de sus deseos. Éste es su altruismo.

15. Un panorama desolador se ofrece en Monterrey. El desierto se ha extendido tanto que abarca hasta la esfera de las ideas y los medios no directamente materiales. El desierto tiene nombre. Se llama televisión, Multimedios, TV Azteca Monterrey y Televisa Monterrey. ¿Qué mejor que esta aridez para confirmar que la sociedad regiomontana es conservadora? ¿Qué mejor que los canales locales para observar que en 20 años no ha corrido un solo hilo de agua por las colonias de la ciudad y que la gente sigue viendo al mismo suelo como si fuera algo nuevo? La misma muñequita 20 años mayor, el mismo presentador 30 años más decrépito, o la nueva botarga 20 años anacrónica. Este olor a añejo que encuentra su paradigma estético en los comerciales del Pollo Loco y Las muñequitas, es el síntoma de una doble enfermedad: el uso de la televisión como forma de mantener la ignorancia de las clases bajas y la ineptitud de los comunicadores que durante décadas se han conformado con la imitación.

16. Una televisión de las clases bajas que a medida que crecen las nuevas generaciones se convierte en el modelo de cultura popular de la ciudad. Ahora, las raíces populares, en las que tradicionalmente se había sostenido el orgullo de ser regiomontano, no son conservadas por los vínculos sociales, sino por el sándwich sin mayonesa que –a imagen y semejanza del gobierno– entregan los medios de comunicación a los espectadores, con el argumento de que eso es lo que les gusta. En Monterrey, el juego de prestidigitadores que practican los medios de comunicación, en el que el espectador no sabe si ve lo que quiere o lo que le mandan ver, es ante todo una estrategia de estratificación social que se anuda la corbata con la falacia de la adoración de las tradiciones. La televisión local es su monumento.

17. La estrategia de mercadotecnia que ha intentado identificar a la ciudad de Monterrey con su empresa cervecera local, involuntariamente se convierte en la autodefinición de los medios televisivos: en Monterrey adoramos las tradiciones. Cuando el espectador regiomontano presencia el mensaje en los cortes comerciales, el canal dice: Yo Multimedios, Televisa, TVAzteca, soy la tradición: no hace falta cambiar: "tú y yo somos uno mismo".

18. Desde que el temor a la política se convirtió en la oración que le da sentido al altar, la identidad se trocó en laberinto de espejismos. Las campañas publicitarias y los comerciales televisivos son la representación perceptiva de ese laberinto de la identidad regiomontana. La carne asada y la cerveza de los fines de semana, el machacado y el cabrito, que orgullosamente han caracterizado a los regios y que se han querido ver como uno de los reductos del sentimiento del pueblo neolonés, evidencian la pobreza de ese sentimiento incapaz de afirmarse a través de otras costumbres y prácticas verdaderamente colectivas. La identidad de los regiomontanos sólo se encuentra en el sentimentalismo y la emotividad estériles para la construcción de la ciudadanía y del pueblo. Por ello, tiende a la adopción de símbolos doblemente vacíos: la carne asada de los fines de semana como paliativo y evasión del tedio laboral de la semana, pero sin ninguna función real de integración familiar o social; las carnes asadas de los comerciales de televisión dirigidas a enganchar el consumo al sentimiento de identidad. "Nanana...nananana... Eso sí, las tradiciones son las tradiciones".

19. La imitación es el principio de esta cultura. Imitar el formato de los programas deportivos, imitar los contenidos de los noticieros, imitarse unos a otros sin fin. Las formas son fórmulas, y el final del círculo lo siguen buscando caminando por la circunferencia. Los canales, los programas, los conductores, son la repetición infinita de las imágenes en dos espejos paralelos. En Monterrey, la identidad carece de diferencia. Esta tendría que ser la sentencia de muerte de los medios televisivos locales. Sin embargo, está sujeto a la contingencia del viento que pueda empujar a la sociedad: la expansión de la competencia a través de nuevas tecnologías de comunicación y la necesaria renovación de la oferta local, es decir, una repetición de lo mismo pero a una escala mayor; o la exigencia de la sociedad de una transformación de los medios comunicación locales. Pero mientras ocurre tal contingencia, la cultura de Monterrey es el espejo, la imitación.

20. La identidad que se busca conservar en Monterrey ya está lejos de la identidad que constituyó la ciudad y el estado. No es siquiera la identidad de los fines de semana, es la identidad de los comerciales, la identidad que los medios le venden a los regiomontanos y que ellos, orgullosos, la aceptan. Buscan conservar, pero conservan una ilusión, la ilusión de que son algo, la ilusión que encuentran en un comercial.

21. Del otro lado de la loma y en las montañas, algunas montañas, la identidad se siente de otra manera. Es la identidad que encuentra en el dinero la libertad para imitar. La alta cultura de Monterrey es libre de imitar de una manera cosmopolita: imita la cocina gourmet, la música mundial, el training, la cultura emprendedora, las lenguas, etc. Si se quiere, sigue las modas. Las clases alta y media-alta se sienten poseedoras de un pequeño aleph que los conecta con todo el mundo. Esa es la otra identidad también en fuga.

22. En Monterrey, la universidad ha funcionado demasiado bien para silenciar y oprimir la crítica. Ha sido una de las armas más efectivas para despolitizar a la sociedad civil y a las clases a través de la represión de los jóvenes. Esta represión no necesitó ser violenta más que hace décadas. Ahora, viene desde el vientre de las madres y la mentalidad de los niños. En la universidad ser apolítico es ser buen estudiante, no intervenir en las reglas de una sociedad gobernada por adultos mayores pero poblada por jóvenes. En Monterrey, Chile es una utopía. Los estudiantes rara vez saldrán a las calles, y, cuando lo hagan, los maestros no lucharán a su lado. En Monterrey los profesores no luchan por las demandas estudiantiles, ni por las suyas propias. Los maestros son los primeros temerosos de la política verdadera; se lavan la culpa que sienten por la decadencia del sistema educativo repitiéndose a sí mismos que como profesores, como empleados, no deben luchar por un modelo educativo. La educación es para ellos lo que el contrato es para los empleados: no un proyecto nacional ni un proyecto humano, es un manual de las funciones del empleado.

23. La UANL es autónoma y democrática. Esta es la falsedad con la que se disfraza la burocracia universitaria, tal como el estado mexicano se disfraza del IFE y de los Poderes de la Unión. Los estudiantes son estimulados en su formación política, en la participación democrática y la representación de sus intereses a través de los consejos estudiantiles. Todos los estudiantes que han recorrido ese camino saben que es una fachada y conocen el sistema de reclutamiento o de desarticulación que pone en práctica la Universidad a través de estos medios. Ante este sistema desarticulado de participación y formación política universitaria, aparece el modelo empresarial de las universidades privadas, esto es, el del emprendedor. De este modelo, práctico por excelencia, pero escasamente crítico, no surgirá ningún riesgo para el sistema y la sociedad: los "chicos" TEC y UdeM nunca se enfrentarán al ITESM ni a la UdeM. Esta es la política juvenil que se desea en Monterrey.

24. "Nuevo León no quiere el cambio, pero el cambio quiere a Nuevo León". Éste podría ser el eslogan que describa la inminente acción que tarde o temprano sucederá en Monterrey y en el estado (junto con México). La pregunta es ¿desde dónde, en qué sentido y con qué profundidad ocurrirá? ¿Quiénes serán los actores? ¿Cuáles serán los problemas que se resolverán? ¿Será un cambio para la conservación o un cambio para la transformación? Podemos considerar, sin temor a decir que somos realistas, que la solución a la condición de la ciudad no será radical, sino desde posiciones acomodaticias y fuertemente arraigadas en la cultura local. Es decir, la solución a problemas como el de la violencia o la corrupción, que no la transformación social o política, vendrá de los grupos de las clases medias y altas, grupos conservadores, pero amenazados en su bienestar.

25. La pregunta que los regiomontanos tienen que formularse es ¿por qué no ha surgido una respuesta desde la derecha o desde una derecha progresista light? O de otra manera, ¿por qué los valores y las costumbres que le daban seguridad e identidad a los ciudadanos regiomontanos, ya no lo hacen? Y ¿por qué esos valores y costumbres no han servido para actuar en una tierra donde impera el pragmatismo?

26. No se puede considerar que las recientes muestras de movilización ciudadana, algunas más radicales que otras, son los inicios del fin de la situación que vive Monterrey. Los mecanismos represores aún son demasiado grandes y fuertes desde el exterior y el interior de esos grupos ciudadanos. Por otro lado, en su apolitización histórica no saben cómo actuar. Es cierto que la acción política se aprende en la marcha, sólo que la marcha será más larga. Es probable que una transformación social radical en Monterrey sólo sea muy lenta y gradual, o que se postergue por décadas.

27. Históricamente, en las naciones ha habido movimientos políticos hegemónicos desde la derecha que tienen fines conservadores. En Monterrey es probable que surja un fenómeno de este tipo y, por tanto, que los problemas que apremian a esta ciudad se resuelvan a través de grupos con esa orientación. En consecuencia, la transformación radical se tornaría en lo que la sociedad quisiera que fuera: una ilusión. En tal caso, la refundación política de los ciudadanos correrá el riesgo de convertirse en "el porvenir de una ilusión", en la reconquista punitiva del corazón conservador de la sociedad regiomontana: la tranquilidad de volver a acoger el temor a la acción política. La política será una vez más expulsada de los hogares y de las plazas públicas.

28. Pero aún hay que esperar. Como en el resto de México, el sistema político y la sociedad de derecha sólo reaccionan cuando ven una amenaza desde lo que identifican como izquierda. La ciudadanía regiomontana considera más amenazante la llegada al poder de López Obrador, que la confabulación entre los gobiernos y el crimen organizado. Hay varias razones por las que se tolera mejor lo segundo que lo primero. Una es la corrupción de las autoridades y la participación de la sociedad civil en el flujo de dinero generado por el crimen organizado. Otra razón es la desintegración social (como el desempleo, la carencia de educación, la apariencia de bienestar, etc.). Otra es el miedo a los delincuentes y a las "autoridades". Una más, es la ignorancia de la población y la manipulación mediática. Pero quizás la razón más importante es la dependencia política de la sociedad civil respecto de los mecanismos partidistas. Los gobiernos y los partidos no utilizan sus organizaciones de base para alentar el fin de la delincuencia organizada, sino para dar supuesta legitimidad a sus acciones ilegales en el gobierno. Por su parte, los medios de comunicación les siguen el juego a los partidos, fingiendo una labor social de denuncia, pero nunca de acción.

29. En todo caso, la sociedad civil regiomontana es políticamente abúlica por miedo, tradición, costumbre y control sistemático. Por miedo y tradición, porque teme que la acción política autónoma la pondría del lado que rechaza su tradición más arraigada, la de una derecha que tiene como ideario una libertad cuya mejor expresión es la libertad de mercado y la abstención de la participación en los mecanismos gubernamentales (el estado mínimo), es decir, una sociedad empresarial antes que una sociedad civil libre. Por costumbres y control sistemático, porque la forma acostumbrada de acción política es la que durante décadas se ha practicado a través de los mecanismos partidistas y los medios institucionales del ejercicio de la democracia, esto es, la costumbre controlada por el gobierno y los partidos (con la participación manipuladora de los medios de comunicación) de sólo actuar cuando estos convocan (aunque sea a través del lonche).

30. La sociedad regiomontana padece escasez de ciudadanos y exceso de consumidores o, de otra forma, sus individuos son un mínimo de ciudadanos y un máximo de consumidores. El camino más corto y probable para que haya un cambio en Monterrey no es, por tanto, la transformación, sino la conservación. Es el camino de una derecha que se organizará temerosa de sí misma, del crimen del que ella misma se nutrió y, así, formará una demanda hegemónica reducida o mínima. El gran proyecto reaccionario ya es desde ahora la misma deslucida demagogia de siempre: mayor seguridad y participación, menor violencia y corrupción.

31. Estas demandas son, como la sociedad y la cultura regiomontanas, totalizadoras. Son totalizadoras en la medida en que su vacío permite unificar y homogeneizar los grupos; lo son porque el diálogo con las posiciones críticas sólo es admitido si se tiene por objeto dialogar sobre aquellos contenidos vacíos, y, puesto que son vacíos, imposibilitan el compromiso, el diálogo, la crítica y la transformación reales.

32. Las demandas vacías son deseo de muerte, instinto de no diferenciarse. En lugar de abrir la posibilidad a la acumulación de fuerzas que se afirman a sí mismas y que niegan, estas exigencias vacías se repliegan en la nada. La nada es la esperanza de ser del regiomontano. Por ello busca un sostén en las cavidades de palabras como "identidad", "tradición", "norte". Un vacío lo cubren con otro. Las demandas vacías las interpelan en nombre de una identidad vieja, y, sin saberlo, se persiguen la cola. No les importa mucho este juego sin fin: es su deporte favorito. También le llaman "dar atole con el dedo".

33. Las demandas son totalizadoras y vacías porque además son sometidas a través de las formas. La ley sirve aquí sólo para imposibilitar el diálogo, para establecer la distancia entre el pueblo y los gobernantes o los patrones. La ley se estatuye para estratificar y jerarquizar los discursos, para que el ciudadano no pueda tener como interlocutor al gobernador o al alcalde. Este rebajamiento del discurso y de las demandas, y su degradación en fórmulas establecidas por el sistema (sea la empresa, el jefe, el representante o el gobernante), las convierte en demandas abstractas e indiferenciadas.

34. Tras las incipientes demandas urgidas por la desesperación, los llamados a la paz, la democracia, a la justicia ─llamados sin contenido ni compromiso─, se escurre el engaño. Las condiciones políticas y sociales de Monterrey (el conservadurismo, el partidismo, la mediatización, etc.) son el lugar ideal para que los contenidos vacíos sean comprados por una sociedad que desea ser engañada. Así, la solución a la violencia es la militarización, a la pobreza el consumo, etc.

35. Los grupos que pretenden una transformación de la sociedad regiomontana deben partir de la claridad y el análisis de las demandas específicas, sobre las que debe darse un verdadero diálogo y una lucha política, y no partir de la neutralidad de palabras vacías y abstractas que tenderán a borrar entre la totalidad de organizaciones neutrales las diferencias significativas que dan identidad al grupo. Esto debe ser así, aun en la aparente neutralidad de los espacios civiles, de la participación ciudadana, de la organización de la colonia.

36. Los movimientos civiles en Monterrey requieren adoptar conceptos cargados y no ideológicos. Pero ello sólo es posible si los ciudadanos aprenden a no identificar a priori las demandas de transformación con los partidos. Mientras se siga pensando que los contenidos y las acciones políticas no son autónomas, sino dependientes de los partidos, que no conciernen en primer lugar al pueblo sino a los gobernantes, cualquier diálogo estará roto. El diálogo no significa que no haya desacuerdos, sino que los desacuerdos sean verdaderos, esto es, que los desacuerdos no sean representación o montaje ni sean la palabra dogmática de un representante.

37. Las organizaciones que pretenden la transformación no deben desear la paz, ni el orden, ni la tranquilidad del centro, ni la seguridad de lo conocido, ni la tolerancia. Deben dejarse gobernar por el terror de lo desconocido, por la violencia del diálogo, por la provocación del azar, por la pasión de la intolerancia, siempre y cuando esos principios no estén llenos de un afán consciente o inconsciente de totalización y de absolutos. Sabedores de ello prepararán su lucha en la conciencia de lo particular, de las demandas específicas y diferenciadas que aceptan una verdadera crítica y un verdadero diálogo, pero que a pesar de ello tienen una perspectiva universal. No habrá en ellas pretensiones absolutas, ni aspiraciones a una verdad única, y por esta razón existirá el gozo y la angustia de una lucha que conoce la posibilidad de ser derrotada, puesto que rechaza la tibieza de la transigencia.

38. Sin embargo, la pretensión de transformar la sociedad y la política es vana si sólo se consagran a la defensa de lo particular e individual. La afirmación de la pura diferencia de igual manera es una condena al soliloquio y al autismo. Afirmar y luchar con pretensiones sociales transformadoras es una acción que tiene que pasar por el examen autocrítico de que la propia propuesta, por más justa que sea, no puede quedarse en las fronteras de los intereses individuales. En este sentido, la efectividad del feminismo, la de los grupos pro-aborto o la de los que se declaran por la prohibición de la pena de muerte, tiene que encadenarse a una perspectiva amplia, a una demanda extensa que perfila los valores y principios universales que constituyen la sociedad.

39. Las organizaciones que pretenden una transformación deben saber diferenciar entre los problemas y soluciones que tienen una raíz universal, y la mirada que hace de ellos una sola perspectiva totalizadora que elimina la diversidad y las diferencias. El riesgo de los absolutos no debe hacer temer la idea de lo universal. Este término significa algo muy sencillo: la congruencia con lo que somos. Y sólo temen la congruencia los que temen las diferencias. Los grupos no deben renunciar por ello a buscar demandas universales y transformaciones profundas, en la creencia de que este tipo de demandas suprimen las diferencias; al contrario, esas demandas universales que parten de las particularidades de cada lucha, conformarán la diferenciación y la identidad plena de los grupos. Este tipo de organizaciones no sólo demandarían derechos para los indígenas en las leyes de los estados, sino el reconocimiento político y legal de las formas de organización tradicionales de su cultura en la Constitución; no sólo pedirían mayores espacios para circular en bicicleta o protestarían contra la construcción de un estadio, sino que propondrían la transformación del sistema económico y productivo que concibe la naturaleza como una materia prima para la explotación del hombre; no pedirían más empleos, sino que trabajarían para crear formas de relaciones laborales basadas en valores distintos del hiperconsumo, la especulación financiera, la obsolescencia acelerada, entre muchos otros que caracterizan la producción capitalista. Estas organizaciones, para ser radicales, para ser auténticas, para ser diferentes, para tener un alcance universal, para construir una identidad, para ser hegemónicas, tendrán que buscar una transformación profunda y completa del sistema actual.

40. En Monterrey hace falta la conformación de una verdadera sociedad civil, y por eso las acciones civiles deben dirigirse a la ruptura con la sociedad civil como simulacro. Pero esa ruptura tiene que pasar por vencer el miedo a la política, que a la vez nace del temor a traicionar los valores conservadores de la sociedad regiomontana.

41. Los regiomontanos viven esclavizados, sólo que aún no lo saben. Tienen que dejar de ser el simulacro de sí mismos, tienen que perder el miedo a lo que no son, tienen que reconocer el crimen que son y los acompaña, tienen que perder el miedo a la acción política. Así podrán sentir el deseo de la libertad y actuar conforme a él.

(Imagen tomada de Internet / Fotografía de Johny Zuazua)