header
Jueves, 27 Enero 2011 00:00

CONARTE: el eje de una agenda cultural

Written by Romeo Flores Caballero

romeo flores

La promoción de la cultura es como emprender una aventura hacia territorios inexplorados en los que, a pesar de las cartografías, el recorrido en cada ocasión será diferente. Lo cierto es que en este camino cada región, cada colectividad, obligan al expedicionario a transitarlos con los ojos muy abiertos.

Los objetivos de la promoción de la cultura, encargada a CONARTE en el Estado, incluyen elevar el nivel de la calidad de vida de los habitantes de Nuevo León, a través de estimular el conocimiento, la sensibilidad, el humanismo y la capacidad de comunicación.

En CONARTE tomamos muy en cuenta la necesidad de proteger y resguardar la identidad cultural de los nuevoleoneses: sus tradiciones y costumbres, su forma de pensar y de expresarse, sus creencias, hábitos y capacidades.

La labor cultural que realiza CONARTE se traduce en más de 3 mil eventos por año que benefician a casi 2 millones de habitantes de Nuevo León.

Uno de los ejes de acción que hemos promovido con mayor atención es el de la descentralización de la cultura hacia los municipios más alejados de la zona metropolitana, especialmente para elevar la calidad de vida de la población marginal.

Una de las principales funciones de la promoción cultural es el estímulo de la producción artística por parte de autores independientes: la creación de objetos tangibles e intangibles en las que se manifiesten la idiosincrasia y la sensibilidad de los nuevoleoneses. Durante el 2008, se apoyó la realización de producciones cinematográficas, de puestas en escena, de producción de vehículos de comunicación, de exposiciones de arte plástico y de espectáculos musicales, se elaboraron 3 CD's y se editaron 32 libros, entre muchas otras actividades.

Otra de sus funciones es recuperar y preservar las manifestaciones culturales generadas por la colectividad, identificadas como cultura popular, cuyo origen es anónimo. Entre ellas tradiciones orales, artesanías, rituales, expresiones dancísticas y musicales. Anualmente realizamos la entrega de estímulos a la producción con el programa PACMYC, damos continuidad al Mitote Folklórico y organizamos exposiciones como Artesanías de Nuevo León. Arte e ingenio, zona sur y citrícola y Ay, calaca traicionera, cuántas caras tienes, entre muchas otras.

El patrimonio cultural, que incluye la participación activa a través de asesorías, en la capacitación de recursos humanos y en el rescate de inmuebles antiguos, es también una actividad importante en el CONARTE.

El trabajo de CONARTE también se extiende hacia la formación de públicos para ampliar su sensibilidad o formar futuros creadores, a través de cursos y talleres.

Durante el 2008, se realizaron 15 talleres y 6 de teatro en el Teatro de la Ciudad, 52 talleres en el Centro de las Artes, 275 en la Casa de la Cultura de Nuevo León y 55 en el área de Culturas Populares en diferentes espacios.

El sector infantil es una prioridad para CONARTE, que no los considera un público futuro, sino participantes del presente a los que debemos acceder con un lenguaje adaptado a sus necesidades. Entre muchos eventos, se destacan la Feria de la Creatividad Infantil y Juvenil, el Festival Nacional de Títeres Mireya Cueto, la Feria del Libro Infantil y Juvenil, el programa de Teatro Escolar y los conciertos didácticos, además de publicaciones adecuadas a estos públicos.

Con el fin de tener un contacto con otras culturas y promover diferentes experiencias estéticas, el público nuevoleonés ha podido acceder a eventos de carácter internacional, como la exposición Abu Ghraib, del colombiano Fernando Botero, en el Centro de las Artes II, el Festival Internacional de Cine Monterrey 2008, donde se homenajeó al actor Tommy Lee Jones, el Festival Internacional de Guitarra, el Festival de Cine Latinoamericano, las óperas Carmen y Rigoletto, a cargo de la compañía Galina Vishnevskaya Opera Center, el XIII Encuentro Internacional de Escritores y el XI Festival Internacional de Danza Extremadura, la entrega del Premio Internacional Alfonso Reyes 2008 a Ernesto de la Peña, el Coloquio Internacional de Teatro Alternativo 2008 y el Festival Mediarte 6.0, el Festival Internacional de Flauta, el Festival Internacional Arte Flamenco, el de Guitarra Clásica, el concierto All Opera, con la Accademia degli Sfaccendati, las presentaciones del ensamble Il Giardino Armonico, el concierto de jazz de Jef Neve Trio, la presentación del espectáculo de Moscow Kidz Theatre Show, y el espectáculo de teatro de sombras El viaje alrededor del mundo del rey, a cargo de artistas alemanes, así como las actividades del Diplomado en Realización Cinemtográfica, entre muchos otros de carácter global.

La actividad local y nacional de buena calidad también ha ocupado un importante espacio en la agenda de actividades del CONARTE. Se pueden mencionar la entrega de los premios Víctor Hugo Rascón Banda, Luis Cardoza y Aragón y el Premio Nuevo León de Literatura, el Festival de Monólogos, el Encuentro Estatal de Teatro, el Festival Cultura del Metal, el Concurso Nacional de Polka y Artemergente Bienal Nacional Monterrey 2008. También la exposición de pintores mexicanos del siglo XIX y XX Rostros y tradiciones de México, la exposición Sueños y raíces de Gerardo Cantú en el Centro de las Artes, el tradicional Salón de la Fotografía, la exposición Nuevo León a través de la lente, Francisco Larios y Samuel Cepeda presentaron sus exposiciones Continuum y Los caminantes de las nubes, respectivamente, GC Lucas expuso Aquí es todas partes, Mayra Silva presentó su trabajo Textos sin fin/Endless book, y Cristina Castaño exhibió Posibilidades y caminos; otras exposiciones fueron Qué de Pablo Candal y ANIM / alias, una colectiva entre artistas plásticos y escritores; los artistas plásticos de Nuevo León participaron en la exposición El arte y los derechos humanos, además de la actividad de difusión masiva como el programa Un metro con expresiones de vida. Se realizó un homenaje a Víctor Hugo Rascón Banda, después de su muerte en el 2008, con la puesta Voces en el umbral en la Gran Sala del Teatro de la Ciudad. Además hubo un programa especial por la celebración del Décimo Aniversario de la Cineteca-Fototeca.

Una política cultural debe identificar y evaluar diferentes aspectos de las expresiones culturales.

En primer lugar, está el corazón de la actividad: la creación artística e intelectual, el manantial de la vida cultural de un pueblo, que luego se convierte en un legado para las siguientes generaciones.

Hay una realidad que es innegable: la oferta cultural en Nuevo León es cuantiosa. Al trabajo de las más importantes universidades locales, además de dependencias municipales y estatales, se suma la labor de muchos espacios particulares: centros culturales, galerías y espacios urbanos adaptados por grupos artísticos.

De ahí que, como organismo cultural en el Estado, CONARTE vaya más allá de la organización de eventos y el establecimiento de programas -tarea que se cumple cabalmente- esto es, considerar las propuestas de los propios creadores y apoyarlas bajo sistemas de becas y financiamiento de proyectos.

Asimismo incluimos el aspecto de la sensibilización y la divulgación, que implica un proceso de democratización de la cultura. Por una parte, la enseñanza a públicos infantiles y adultos y, luego, el hacer que la producción cultural sea accesible a amplios sectores.

En este sentido, CONARTE se ha sumado a la labor de divulgación a través de la creación de sus propios medios impresos, como las publicaciones Agenda Cultural, Horno 4 y la revista de Culturas Populares, que son a la vez instrumentos didácticos y de difusión cultural.

De forma estratégica para elevar el conocimiento e incrementar la promoción de nuestros variadas acciones culturales, producimos Radio Conarte y Conarte TV, con el apoyo del Sistema Estatal de TV Nuevo León.

En CONARTE hemos implementado programas de espectáculos didácticos para introducir a nuevos públicos, así como visitas guiadas a exposiciones que incluyen expresiones contemporáneas de arte y lo más destacado de la pintura mexicana de los siglos XIX y XX.

Estamos obligados a cuidar que la política cultural no se oriente involuntariamente hacia una visión reducida de la vida cultural del pueblo. Evitamos el impulso mercantilista o especulativo a expresiones folklóricas a las que se les hace más daño que beneficio.

También es necesario señalar la labor significativa que cumplen los medios de comunicación, tanto los electrónicos como los impresos. La divulgación masiva tiene su mejor vehículo en lo que se dé a conocer a través de las señales televisivas y radiofónicas, en el espacio que ofrece la tecnología de la red y en los diarios y revistas.

Otro de los aspectos estratégicos de una política cultural es la función preservadora. Las sociedades generan un conjunto de bienes tangibles e intangibles que forman el patrimonio cultural, el testimonio espiritual de un pueblo. Por eso, es un imperativo la conservación de estos bienes.

La tarea consiste en registrar monumentos y documentos de diversa naturaleza y costumbres, ritos, expresiones musicales y artesanales, entre muchas otras, provenientes de la diversidad de cada localidad con lo que se integra la cultura regional. En esta área se publican también libros que aseguren el conocimiento y la preservación de estos valores.

***

La cultura requiere de políticas que desarrollen, difundan y preserven los valores de una sociedad, aquellos aspectos que la identifican y que se transfieren de una generación a otra.

Promoverla y preservarla es hacerla perdurable. Porque la cultura es el registro que perpetúa los valores de una sociedad.

Como lo dijo André Malraux: "La cultura es lo que, en la muerte, continúa siendo la vida".

Marzo de 2009.

(Imagen tomada de Internet / Derechos reservados por el autor)