header
Viernes, 14 Marzo 2014 19:32

Tres poemas

Written by Javier Treviño Castro

la nausea

TRES POEMAS

I

Abro los ojos
Y un techo decrépito
Me da los buenos días
Las buenas tardes
Las buenas noches

Silencio de colinas
En esta habitación
Poblada de años inútiles
Algo ya no está aquí
Es la música que
Ha dejado de sonar
Glass ya se fue
Y me dejó a solas
En este silencio de hielo

Aquella isla ha crecido
Y parece que navega
En las alturas del techo
A la deriva va
Sobre el agua de yeso
Amarillento
Un Crusoe sobrevive
En la selva minúscula

Las cosas los objetos
Todo está a la espera
De ser utilizado manipulado
Abierto consultado
Viven su propia vida
Los objetos inertes
Conversan entre sí
Se cuentan cosas
En un idioma que no comprendo
Crujen truenan chirrían
Las cosas se cuentan cosas
Al margen de mí

Abro los ojos hacia adentro
Y hay otra habitación que
Como un molusco
Construye su casa
Me ti cu lo sa men te
Ajeno a la vorágine del tiempo
Dentro y fuera de mí
La misma casa provisional
De la que parto y a la que llego
En silencio y a solas
Porque soy un molusco
Que fabrica su estancia
Con la baba de su soledad

El grifo y la ducha
El zapato olvidado bajo la cama
Y la pantalla muda
El libro que no encontré
Y la película de Hitchcock
Conversan sin mí
Aunque son partes de mi vida
Les soy indiferente
Todo se quedará
Cuando tenga que marcharme
Todo será barrido
Por la escoba de la indiferencia
Malbaratado dispersado
Y finalmente olvidado
Como yo

Abro los ojos
Ante un techo de nadie
Y pienso que no pienso /

[Sábado 1 marzo 2014. 9:16 am. UPN]

 

II

Caer en la oquedad del entresueño
Y abolir el tiempo en la caída
Quedar suspenso en él
Retenido en su trama
Como el insecto en la telaraña
Caer hacia atrás
Y ver aparecer rostros de polvo
Estancias abandonadas
Episodios que están sucediendo
En un presente de siempre

No ha corrido el tiempo
En la máquina de la memoria
Alguien ha encajado una cuña
Entre sus engranajes
Por eso la luz del crepúsculo
Lame el piso de manera oblicua
Y todo proyecta una sombra
Que se afantasma
Y rebota contra las paredes
O se escurre por las ventanas
Teatro de sombras la memoria

Y ya no hay dolor
Ni esperanza ni miedo
La angustia se ha convertido
En una escultura caprichosa
Que el artista dejó sin concluir
En su taller de entelequias
Ya no hay lágrimas
Ni nostalgia ni melancolía
Se han respondido todas las preguntas
O se ha llegado a la inutilidad
De las inquisiciones
Ese llanto seco de la resignación

Ahí la demencia
Sentadita en su inofensiva mecedora
Mira un paisaje en blanco
La farmacopea ha hecho el milagro
De tenderle un nirvana de vacío
Y de incendiar las furias
Que nunca tuvo caso
Mantener en el puerto
Sobre el regazo
La fotografía de un actor alemán
Sonríe desde la muerte
Y ya nada hay qué temer
Porque ya nada hay qué esperar

La marea del recuerdo
Arrastra mil objetos a las playas
Del tiempo
Tarros cajas botellas de vidrio
Signos de interrogación
Y signos de la incertidumbre
Degolladas vocaciones y penas arrinconadas
Cuadernos para iluminar
Y la imagen de un niño
Que juega al alquimista
En un jardín de bugambilias
La voz de una madre
Llama desde otro tiempo
Y dice siempre las mismas palabras
Entre pitos y flautas

Pero todo está muerto ya
Y vivo
Todo fue real
Y todo es ilusorio /

[Miércoles 5 marzo 2014. Saltillo, Coahuila. UPN. 9:17 am]

 

III

Me han dejado a solas
En esta casa sola
Casa de fieras agazapadas
Tras las puertas
Y de plantas tropicales
Cuyo follaje penetra los muros
Y fija sus raíces sobre el tejado
Casa de fiordos y de nieve
De cumbres azotadas por un viento ártico
Casa de salamandras y de peces candentes
Casa en llamas sobre un iceberg
Que gira lentamente dentro de un alambique
En el laboratorio de un alquimista loco

Llamo y me responde Nadie
Clamo a ciegas pido la limosna
De un mendrugo de quién
Todos se han ido
Y me han dejado a solas
En esta casa sola
Más allá zumba la tempestad
Y sé que las nubes han abierto
Un horizonte con sus pugnas fenoménicas
Rompo puertas y ventanas y gritos
Y me responde Nadie con su voz de oboe
Estoy solo solo en esta casa sola
Sola de sílabas y de presencias
Grito por qué me dejan
Por qué me abandonan en esta casa sola
Como a un niño que han castigado
Por no haber hecho sus tareas de esclavo

Qué hice mal qué mal me hicieron
Qué latigazo me fustigó en la oscuridad
Bajo una aceptación de carta adivinatoria
Qué vestido de niña se descolgó del ropero
Para venir a pegarse sobre esta piel atónita
Qué bestia osó pisar la tierra virgen
De un jardín iletrado
Hablen digan algo repróchenme
Lancen sobre mi cuerpo de hule
El escupitajo el proyectil de mierda del rechazo
No teman lastimarme
Siempre supe que mi sombra era provisional
Y que soy un avatar que no debió jamás
Ocupar este cuerpo equívoco
También mi nombre es otro y otro mi rostro
Y otras las escamas que cubren mi piel anfibia

Mamá papá hermanos míos
Por qué me dejan solo en esta casa sola
Que finge protegerme de la jungla nevada
Por pura compasión y por la lástima
Que las buenas conciencias fraguan ante el desamparado

Mamá papá hermanos míos
Yo no quise una escalera por la que transitan espectros
No quise una cajita de puros como caramelos
No quise la estampa de una virgen barroca y exangüe
Ni el organdí de prados y florestas
Juro que no quise un escenario de luces
Para representar el número de las transmutaciones
Yo no quise escuchar el canto del tritón
No quise contemplar un cuerpo gemelo y superado con creces
No quise nunca quise tocar el báculo del forastero
Ni acariciar a puerta cerrada
Las sombras clandestinas que emergen del espejo
No quise nunca nunca quise pero

No me dejen solo aquí
En esta casa sola
Ya se acerca la noche como un ogro de cuento
Sus pasos hacen tiritar mis muros
Y no hay ningún frijolito mágico
Que yo pueda sembrar en el centro del patio
Para que mis lágrimas lo hagan crecer
En un instante de años
Y así ascender por el oleaje de sus ramas
Hacia aquel horizonte
Que las nubes abrieron
Más allá de la nieve de las cumbres
Y la lascivia del trópico

Mamá papá hermanos míos
Vengan por mí antes que el ogro
Llegue a la casa y me tome entre sus poderosos brazos
Y me arrobe y me rasgue y me muerda y me trague
Como si fuese yo una carnal carta de adivinación
O la ofrenda que deja un pueblo tributario
No quiero ser un mártir regocijado en la entrega de sí mismo

Por favor por favor por lo que quieran más
No me abandonen aquí no me dejen solo
En esta casa
Sola /

JTC