header
Miércoles, 26 Octubre 2011 13:15

La crítica arrinconada

Written by Carlos Bonfil

  la_critica

¿Qué función cumple la crítica de cine en México? De manera paradójica la pregunta se plantea hoy con insistencia renovada, como si el oficio gozara de buena salud en nuestro país o tuviera espacios suficientes para desarrollarse plenamente. En realidad, la incesante reducción de dichos espacios en buena parte de la prensa escrita ha desvirtuado considerablemente el papel tradicional del crítico de cine, limitándolo en ocasiones a cumplir la función de correa de transmisión entre el discurso publicitario de las distribuidoras y el público receptor de sus mensajes. Del crítico no se espera, en muchos medios, un análisis profundo de las películas ni una contextualización cultural capaz de ampliar en los lectores la comprensión de una obra. Se esperan recomendaciones atractivas y eventualmente pertinentes. De tres cuartillas de texto se ha pasado en revistas y diarios con marcada orientación comercial a sólo una cuartilla, o menos, acompañada de una saturación de imágenes y publicidad pagada. Sin espacios suficientes para sustentar sus puntos de vista, y con el desánimo que esta situación genera, la crítica de cine pierde crecientemente su pertinencia cultural para verse desplazada al terreno de las recomendaciones instantáneas o las descalificaciones al vapor. No desaparece del todo del paisaje periodístico, simplemente acepta, por necesidad o por rutina, funciones distintas a las de su primera vocación cultural y una lógica de mercado que busca neutralizarla a corto plazo y que en el momento actual ha conseguido arrinconarla. La crítica de cine, una profesión encaminada al destierro en los blogs y las redes sociales o a un destino editorial incierto.

¿Cómo se llegó a este estado de cosas? En su calidad de trabajador ligado al periodismo cultural, con formación autodidacta de cinéfilo, desprovisto en la mayoría de los casos de credenciales académicas, el crítico de cine ejerce su oficio de modo independiente, en condición de free lance alejado de la nómina, sin prestaciones sociales y sin una verdadera identidad gremial. No existe en México una asociación de críticos de cine ni la exigencia de una sólida formación profesional. Las escuelas de cine forman productores, realizadores y técnicos, rara vez críticos de cine. No hay tampoco en las universidades públicas departamentos académicos de cine, como en otros países. Los críticos buscan por cuenta propia su formación profesional, se allegan las lecturas teóricas esenciales, las revistas extranjeras especializadas, acuden a festivales de cine, a manera de invitados o por su cuenta, e intercambian ahí discusiones, filias y fobias con colegas de otras latitudes, autodidactas también y como ellos nómadas. El esfuerzo sostenido les hace esperar algún tipo de reconocimiento o al menos la certeza de que su trabajo no es estéril ni rutinario. En poco tiempo sin embargo, apenas unos años, ese empeño ha debido tomar en cuenta una globalización fincada en la mercadotecnia de los medios audiovisuales y en el auge de la Internet, que coloca a los críticos de cine en la disyuntiva de aclimatarse al cambio diluyendo su discurso analítico en el respaldo publicitario y el reciclamiento de recomendaciones anodinas, o practicar su oficio, estoica y precariamente, en un clima crecientemente adverso a las exigencias culturales.

Una posible alternativa a esta suerte de determinismo social es integrar de lleno en la práctica del periodismo cultural el rigor de un pensamiento crítico. No tiene mayor sentido, en el momento actual, defender contra vientos y mareas la especificidad o el barniz artístico de un oficio privado cada vez más de lectores verdaderamente atentos y de espacios realmente generosos. Sería preferible fomentar la colaboración cultural del crítico de cine y el reportero de espectáculos, derribar recelos mutuos y reunir ambas profesiones en un periodismo cinematográfico, novedosamente crítico, capaz de enriquecer una afición a diario compartida. Un paso siguiente para evitar el ostracismo o el arrinconamiento sería formar una asociación de periodistas de cine dotada de un espacio propio de discusión y encuentro, de profesionalización en formación continua, con apoyos institucionales para un oficio hoy desdeñado. La cultura cinematográfica saldría beneficiada y con ella el diálogo deseable entre los públicos de cine y sus orientadores críticos.

La Jornada

(Imagen tomada de Internet / Derechos reservados por el autor)