header
Miércoles, 26 Octubre 2011 13:03

La araña

Written by Angélica Santa Olaya

 angelicapoesia

                                     

LA ARAÑA

Van los poetas

a medio decir

tirando de las greñas

al asfalto

una noche cualquiera

con dos cervezas

y una torta en la barriga

porque no hay trabajo

pero sí ganas de seguir siendo.

Va el obrero de regreso

arrastrando la sombra

por los callejones

tan desiertos de pan

como de sueños.

Van los sueños

cayéndose

de los ojos de las putas

y el puesto de tacos

que cierra a las dos de la mañana.

Y de pronto

sale al paso un muerto,

de esos que últimamente

se aparecen en las esquinas

sin previo aviso

descaradamente

mostrando impúdicamente

las entrañas o los sesos

que no alcanza a cubrir

la sábana de las promesas

que echó encima

la señora de las tortas

ni la blanca página

de los discursos

del no se apuren

del ya merito

nomás otro poquito

y acabamos con la inmundicia;

esa tarántula

que no se muere

porque habita la voz

del que promete

y hasta se enoja

porque los vivos

le temen a la araña.

¿Que no ven?

Es la araña de cabeza humana

que antes se veía en el circo.

Aquí les traigo el espectáculo

de gratis,

directo desde las cloacas

del palacio donde vive el rey.

Desde hace días que la cara

de esa araña

descarnada y roja

se pasea entre los pliegues

de esta ciudad y de los campos.

Desde hace días

que los muertos

pasan a nuestro lado

o se descuelgan de los puentes

mostrándonos la lengua

sucia de lamer abrojos.

Desde hace días

que ruedan sus cabezas

como canicas

buscando el agujero.

Desde hace días

que no hay bolsillo

donde colocar el miedo.

Desde hace días

que me pregunto

si no estamos

-los que aún podemos

mirar a la araña-

en verdad más muertos

que los muertos.

     México, D. F. abril, 2011.