header
Jueves, 10 Febrero 2011 12:25

Carta a Carmen Aristegui y a su auditorio

Written by Enrique Galván Ochoa

aristeguiQueridísima Carmen, buenos días (hasta donde cabe), amigas y amigos: antes que nada mi solidaridad contigo, Carmen, y mi pésame a nuestro auditorio porque ha perdido uno de los contadísimos espacios de libertad en la radio y la televisión. Hasta el viernes nuestro programa fue el número uno del país. Sumaba el auditorio de MVS 102.5 FM, sus repetidoras en la República (sólo en los últimos días se habían agregado otras dos) y el teleauditorio del canal 52MX del sistema Dish. Habría que añadir a quienes lo seguían fuera de México por Internet. Sin duda era el más escuchado en Europa; conspiraban a nuestro favor las siete horas de diferencia. También era un éxito en el renglón comercial; como me dijo un amigo banquero, el rating manda.

Los intereses de la empresa

Si el programa era un éxito, ¿por qué tomó la empresa la decisión de rescindir el contrato? Supuestamente, Carmen, violaste un código de ética, que existe, cuando abordaste el tema de la manta que apareció en la Cámara de Diputados en relación con el supuesto alcoholismo del presidente Calderón. He escuchado varias veces tu comentario. Me parece muy extenso, pero moderado, y al final hiciste una invitación respetuosa a la Presidencia para que se abriera a la información. Por lo demás, los biógrafos de Winston Churchill cuentan que se empujaba una botella de coñac mientras conducía genialmente, junto con los aliados, la guerra contra el ejército nazi. Y la ganó. En el caso del presidente Calderón el problema de fondo es que va perdiendo todas sus guerras: la del narco, la del empleo, la de las manos limpias y la de vivir mejor. A medios chiles o sobrio, no lo sabemos, conduce su gobierno al fracaso, con grave daño para nosotros los mexicanos. Lo que trato de decir es que me pareció excesiva la reacción de MVS. No quiero pasar al siguiente renglón sin dar las gracias al Grupo HSBC, que patrocinó mi espacio desde el primero hasta el último día. Me pregunto si la decisión de MVS tuvo que ver con otros intereses, no con el código de ética. Recientemente el grupo participó en la puja por adquirir Satélites Mexicanos y el gobierno calderonista se decidió por otra opción. ¿Fue una advertencia? En las próximas semanas, según Cofetel, se licitará la franquicia para una cadena de televisión abierta y el grupo podría volver a ser marginado. Sólo así me explico, Carmen, que haya recurrido a una coartada para justificar la rescisión de tu contrato. Resulta desmesurada su pretensión de que leyeras la disculpa pública que escribieron. En otras circunstancias quizá te hubieran pedido que tú redactaras la disculpa, o la explicación, o como quieras llamarla, y el problema hubiera sido zanjado. Y es que tu programa, Carmen, no lo podemos desconocer, causaba irritación constante y creciente en el círculo calderonista. Me parece revelador que la vocera de Los Pinos, Alejandra Sota, haya dicho a CNN que " no interferimos en lo absoluto para que MVS tomara la decisión que tomó. Es una decisión que tomó la empresa y nos la comunicaron una vez que fue tomada " . Si las cámaras que componen el Congreso cambian de directiva es natural que lo comuniquen a la Presidencia, ¿pero un medio de comunicación independiente? Lo que sería irónico es que en las licitaciones que vienen los señores de MVS y Dish no ganen nada y, en cambio, hayan perdido un excelente programa y dañado una imagen que les va a ser difícil recuperar ante la opinión pública. El descrédito

Si aceptamos que hubo presión gubernamental, estamos ante una idiotez –¡otra!– monumental. En estos días el presidente Calderón comienza una campaña internacional de propaganda para mejorar la imagen de México. Ya de por sí la misión se antoja imposible. La noche del 31 de diciembre, las cadenas de televisión de todo el mundo seguían la fiesta de fin de año en la Times Square neoyorquina; súbitamente hicieron un corte para presentar un video en el que aparecía una mujer colgada de un puente en Monterrey, desnuda de la cintura hacia arriba. Con esa macabra postal México dio la bienvenida al nuevo 2011. Estampas horrendas aparecen todos los días en todos los medios de comunicación de todas las lenguas. Van a gastar centenares o miles de millones de dólares, pero al final los resultados serán pobres porque la realidad sigue siendo la misma. Tú, Carmen, eres un personaje de los noticiarios de la cadena de televisión CNN en Español. La rescisión de tu contrato por MVS trascendió inmediatamente. Muestra la pobreza del esquema de libertades que viven los periodistas en México. Será incomprensible para la gente de Canadá, Francia o Japón que una periodista pierda su programa porque se atrevió a preguntar si el Presidente la República tiene alguna afición a las bebidas alcohólicas. Queridísima Carmen, amigas y amigos, un gran abrazo, y cuídenseme mucho, por favor.

La Jornada / Febrero de 2011

(Imagen tomada de Internet / Derechos reservados por el autor)