header
Jueves, 17 Abril 2008 01:00

¿Águila o Sol?: la batalla por el petróleo

Written by

Se percibe en el aire la profundización del conflicto que desató la fábula del tesorito en el fondo del mar.

Los ciudadanos se enfrentan en las calles, las cámaras de senadores y diputados y en los medios de comunicación. Es la batalla por el petróleo, por el futuro de la nación. No solamente se trata –como creen los tecnócratas del capitalismo globalizado y los nuevos sacerdotes de la religión del mercado todo lo reducen– de tecnologías sofisticadas, funcionarios expertos en la materia, fluctuaciones en el mercado de energéticos, propiedad nacional, empresas privadas extranjeras y nacionales, dólares, pesos y centavos. Como son dogmáticos no entienden que el conflicto también está marcado por factores económicos, políticos, históricos, ideológicos, sentimentales, simbólicos, culturales y estéticos.

En este tiempo mexicano vuelven a centellar en la memoria las fechas y los años cruciales de 1938, 1968, 1988, 1994 y 2002. Entonces las palabras, los gestos, los cuerpos y los nombres quedaron tatuados por la extrema contradicción: el petróleo expropiado a las empresas extranjeras. La brutal represión estudiantil del 2 Octubre. La sorprendente irrupción del EZLN. El primer fraude electoral. El segundo fraude electoral. ¿Soportarán los ciudadanos un tercer fraude electoral? ¿Las cosas seguirán igual hasta el 2012?

Por lo pronto, a dos años de la celebración de la Independencia y la Revolución, hay una moneda suspendida en el aire. Águila o Sol: una nueva revolución (¿pacífica, armada?) que detenga la impunidad, la depredación económica, la injusticia y la represión. O la entrada al horror del moderno-salvaje capitalismo en decadencia donde México tocará fondo y será el paraíso de la usura y la explotación.

Hoy, los escenarios del conflicto son las cámaras de diputados y senadores, los medios de comunicación y las calles del Distrito Federal. Muy pronto el territorio nacional estará en movimiento. El debate y la movilización llegará a las universidades, los mercados, los conventos, los campos deportivos, los bares, los cafés y los espacios culturales y artísticos.

Con el conflicto por el petróleo, desde la trinchera de la izquierda, inicia y se impulsa un nuevo tiempo para la política, el diálogo, el debate, la imaginación, las ideas, el arte y la cultura. Los ciudadanos agraviados se levantan contra los gobernantes fraudulentos, los funcionarios ineptos, los empresarios usureros, los comunicadores serviles, los intelectuales oportunistas y los artistas timoratos. Pero también, de ganar la batalla, los hombres y mujeres de la derecha tratarán de imponer su proyecto de nación fundado en el orden represivo, la censura, la banalidad discursiva, la demagogia democrática, la manipulación informativa y la vigilancia policíaca.

En un rápido movimiento, la moneda suspendida en el aire tocará tierra. Águila o Sol. El simbólico año 2010 está a la vuelta de la esquina. La batalla por el petróleo en este 2008, anuncia la guerra electoral en el crucial año 2012.