header
Miércoles, 26 Octubre 2011 19:14

09, 11, sepultamiento de un mundo

Written by Alberto Sladogna

 rogeliotorres2

Si alguien se ha tomado el trabajo de leer tal vez le haya sobrevenido involuntariamente el pensamiento de que algo debía o debe andar mal en el propio Dios, si la conducta de un solo hombre pudo acarrearle cualquier peligro...de todos modos, Dios no era ni es un ser de esa absoluta perfección que le asignan la mayor parte de las religiones... ya antes se mencionó que Dios veía los hombres vivientes sólo desde afuera, pero que en general no existía una, ni presencia y omnisciencia de Dios en lo referente al interior del hombre viviente. Daniel Paul Schreber.

En el Oriente se encendió esta guerra

cuyo anfiteatro es hoy toda la Tierra.

Como el otro, este juego es infinito. J. L. Borges, Ajedrez.

El poema de Borges fue citado por Juan Sasturain para abrir su Enroque (Página 12, en http://bit.ly/nGEM7e ). Freud presentó gracias al ajedrez el inicio y el fin del análisis. Septiembre es un mes de cierres, aperturas y cierres de temáticas subjetivas. La caída de estilos de vida y el surgimiento de otros nuevos se enlazan en la vida de los sueños, de los chistes, de los lapsus, de los síntomas.

Septiembre contiene un día cargado, el 11/09, una fecha subjetivante. Un 11/09/1973, el Palacio de La Moneda, Santiago, Chile, fue bombardeado para derrocar a Salvador Allende, presidente de Chile, elegido de forma democrática; Allende enfrentó ese bombardeo con honor: se suicidio, no cayó prisionero de los generales golpistas para ser sometido a... Antes de consumar el suicidio dijo: Mucho más temprano que tarde se abrirán las anchas alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor...Sin saberlo mostró el fin de un mundo, no sólo para él, sino para cada habitante de las sociedades de América Latina; al mismo tiempo reveló la instalación de un mundo nuevo a partir del bombardeo.

El 11/09/2001 se producían los ataques contra las Torres Gemelas de la ciudad New York, atentado que abrió las puertas para un nuevo lazo social: la barbarie civilizada destinada a desertificar sociedades. Ese día se presentó en tiempo real el sepultamiento de un mundo: bajo las cenizas de las torres estaba el cuerpo de ese mundo; sobre sus cenizas se instaló un nuevo mundo de la vida cotidiana.

¿Cuáles son los tejidos de esas fechas con el alma-la psique- que escucha, lee y estudia el psicoanálisis? Daniel Paul Schreber dejó un testimonio analizado por Sigmund Freud; luego su lenguaje le permitió a Jacques Lacan desplegar la función y el campo del lenguaje. Hoy, en este septiembre la experiencia del fin del mundo vivida por ese jurista sigue presenta novedades e incógnitas de los padecimientos del sufre el desamparo por la caída de un régimen a consecuencia de que Dios ha muerto. Si no fuese así no podría explicarse que ocurriera lo que vivimos en el horizonte subjetivo.

En América Latina la vivencia del fin del mundo fue experimentada durante la conquista y surgimiento de un nuevo mundo. En México la conquista efectuada por Hernán Cortés culminó con la toma de México-Tenochtitlán (13/08/1521). Ella fue posible por el ocaso de los dioses mesoamericanos y su derrota por el monoteísmo católico. Muchas pirámides fueron derrumbadas y entre sus escombros se instaló la religión trinitaria del nuevo mundo: México. El sueño mexicano o el pensamiento interrumpido de Jean-Marie Gustave Le Clézio algo dice sobre el horizonte subjetivo tocado en la caída de los dioses y el desamparo vital sufrido. Un trazo lo confirma: a pesar de su amistad con Octavio Paz, la obra debió esperar años antes de ser editada. El gobierno había adquirido previamente todos los derechos de edición. La humanidad vive la caída de los dioses, hoy vive la muerte de Dios ¿Cómo vivir sin ellos o sin él? ¿Cómo sobrevivir con ellos o con él?

El psicoanálisis ante el ocaso del Dios...Padre

Daniel Paul Schreber una experiencia semejante en Memorias de un enfermo de los nervios (Cfr., en http://bit.ly/qbDPfY) Freud conoció esa experiencia gracias a ese libro. Daniel Paul Schreber es el único caso analizado por Freud en que no empleó ni un apodo ni un nombre ficticio, sólo se limitó a cambiar el género del escrito: lo transformó en una autobiografía (Cfr., en: http://bit.ly/nwQE2k ). Luego añadió que se trataría de una experiencia de paranoia autobiográficamente descripta. Schreber informaba de una experiencia loca y enloquecedora: el sepultamiento o el fin de Dios ¡Cómo no se iba a volver loco! Freud temía que en esa experiencia hubiese más verdad que en su teoría. El ocaso de Dios fue un tema que Freud trató en El sepultamiento del complejo de Edipo (1924)

El apogeo de su experiencia formó en Schreber visiones de naturaleza en parte horrorosa, pero en parte también de una indescriptible grandiosidad. Así adquirió la convicción de la proximidad o la vivencia de una gran catástrofe, un sepultamiento, un fin del mundo. El sistema de las transmisiones radiales y el telégrafo tenían en esos momentos un auge y despliegue inusitado. Schreber escuchaba voces, ellas le informaban que estaba perdida la obra de un pasado de 14 mil años, a la Tierra no le quedaban sino 212 años de vida. Se formaba diversas ideas respecto de la causa de esa catástrofe; pensaba en un congelamiento por retiro del Sol o en una destrucción por terremotos. En ocasiones ese fin del mundo lo atribuía al Dr. Flechsig pues con sus artes ensalmadoras había sembrado miedo y terror entre los hombres, destruido las bases de la religión y causado la propagación de una nerviosidad e inmoralidad universales, a consecuencia de lo cual unas pestes devastadoras se desataron sobre el género humano...

Roberto Calasso en El loco impuro (1977) informó sobre los intereses y las prácticas científicas del Dr. Flechsig: diez años antes de la internación de Schreber en Leipzig, Flechsig había introducido una nueva ginecología metódica para la terapia de las psicosis y de la histeria. Esas investigaciones fueron publicadas en 1884: Para el tratamiento ginecológico de la histeria...Al Dr. Flechsig le pareció justificado obtener por medio de una extirpación de los ovarios se podrían eliminar las exacerbaciones premenstruales. Basándose en estas consideraciones el 10 de julio procedió a efectuar la castración. Aquí tenemos el fin de un mundo, la castración, y el inicio de un nuevo mundo: la presencia de la ciencia, vía la medicina, para solucionar padecimientos subjetivos, el cuerpo fue afectado por el fin y por el inicio. Una pregunta ¿Quién estaba psicótico y quien estaba enloquecido ante esos horizontes? Las ciencias son un terreno donde se verifica el sepultamiento del mundo que Dios cuidaba. ¡Saldremos de Guatemala para caer en Guatepeor!

Daniel Paul Schreber informaba de cómo vivía al localizar la muerte de Dios y el consiguiente desamparo. Ilustraba esa situación con la imagen real del fin del mundo. Situación difícil de transmitir pues en la vida cotidiana siguen existiendo padres, sistemas de la paternidad e iglesias. Schreber estaba enloquecido, no era tonto. Años después obtuvo el derecho a salir del hospital – una forma de cárcel pues sólo un falló jurídico le abrió las puertas. Al regresar a la comunidad no logró descubrir en los libros, en las piezas musicales y en los bienes que le fueron devueltos nada conciliable con el supuesto de un gran abismo temporal en la historia de la humanidad. Entonces admitió que su concepción ya no podía tenerse en pie:...no puedo sustraerme de admitir que, exteriormente considerado, todo ha permanecido como antes. En cuanto a saber si de todos modos no se ha consumado una alteración interior de profundo influjo, más adelante me referiré a ello. Tuvo una ocurrencia; esa situación sería resuelta con la aparición de una nueva raza de hombres, una raza engendrada por hombres embarazados que darían luz a esa raza. Acaso no se dice que el nazismo o la guerra infinita fueron engendrados en la cabeza de un hombre: Hitler; Bush.

Las Torres Gemelas: la caída de Dios...

La caída de las Torres Gemelas (11/09/2001) tocó las puertas de la humanidad. Algunos viven bajo la angustia por haber perdido un ser querido por homicidio –así consta en las actas-, otros sufren pesadillas recurrentes. Para otros sus poblaciones son desbastadas, para otros los efectos pasan por el tormento de abordar un avión: revisiones compulsivas, humillaciones e incluso hasta retenidos, detenidos y secuestrados en los Aeropuertos, actividades a cargo de la seguridad. Se demostró que no había armas de destrucción masiva en Irak. La guerra igual se justifica debido a ¿qué habría ocurrido si las había? Con esa lógica se instala la anticipación de un nuevo tiempo lógico ¿Si existiera lo que todavía no es? Minority Report (2002) filme de ciencia ficción –la única ciencia-, cuyo argumento es: la existencia de una policía que detecta crímenes que se van a cometer antes de que sucedan. Basada en un relato breve de Philip K. Dick, The Minority Report (1956), fecha en que el autor comenzaba a ver el avance de un fin del mundo.

La frase conocida ¡Dios ha muerto! lanzada por Nietzsche, toca un aspecto de los humanos, es un aspecto que conduce en ocasiones a buscar un análisis ¿Por qué? Debido a que reciben un anuncio corporal Bienvenidos al desierto del real, ¡Bienvenidos al desierto del real! ¿Bienvenidos al desierto del real? Frase de Slavoj Zizek, quien la tomó de varias fuentes, una de ellas Matrix (Cfr., en http://youtu.be/19t-kces88g ). Ese filme muestra aspectos de la creencia y de la religión que hacen frente al desierto del real producido por la muerte de Dios, por la caída de un mundo; religión semejante a la que parece haberse descubierto a treinta años de la muerte de Jacques Lacan: sus lazos con el catolicismo. Con lo cual se revela que las metáforas del desierto, tan caras al amor de los místicos. Un desierto no es un lugar limpio como lo pensaba Lawrence.

(Imagen tomada de Internet / Derechos reservados por el autor)